Conectados con los Otros – Asociación Argentina de Marketing

Conectados con los Otros

Chief Growth Officer: el nuevo perfil del Director de Marketing
7 mayo, 2018
Marketing Cultural: Realidad virtual, vehículos eléctricos, y una noche en la ópera (Parte 2)
7 mayo, 2018

Para crear, desarrollar o innovar en la concepción de un bien, es muy importante investigar los gustos, no de nosotros los fabricantes, sino de los otros, los consumidores. Por Mariano Fernández Madero

 

Para crear, desarrollar o innovar en la concepción de un bien, sea este un producto físico, un servicio o una combinación entre una idea un producto y un servicio, es muy importante investigar los gustos, no de nosotros los fabricantes, sino de los otros, los consumidores! Para ello es condición suficiente leer con precisión y entre líneas ¿qué querrán esos ?Otros?? Y para eso nos enfocamos en estar híper-conectados con los otros. Sin embargo es condición necesaria, desde la visión de los Océanos Esmeralda del Marketing, no olvidar nunca preguntarnos: ¿cuál es la esencia de nuestra compañía y cuál es la sustancia que nos hace únicos y alimenta nuestra vocación de ser nosotros? para luego, como nos canta Eladia Blázquez, ?Convencernos? ?que somos capaces? que tenemos pasta y nos sobra la clase, decidirnos en nuestro terreno! y tirarnos a más, nunca a menos! Convencernos, no ser descreídos, que vence y convence el que está convencido!… aprender de lo nuestro el sabor y ser? nosotros, sin ese tinte de un color de otros, ? recuperar la identidad? plantarnos en los pies, crecer hasta lograr la madurez? Convencernos un día de veras, que todo lo bueno no viene de afuera. Que tenemos estilo y un modo, que hace falta jugarlo con todo. Convencernos, con fuerza y coraje, que es tiempo y es hora de usar nuestro traje? La realidad es, en verdad, tratar de ser nosotros!!… quedate con nosotros, no con otros, con nosotros, como debe ser!

 

Conversación intergeneracional

Y a propósito de esa canción podríamos preguntarnos también: ¿qué condición es necesaria y cuál es suficiente para estar conectados?

Un amigo me contaba una conversación con su hija que muestra el estado de nuestras conexiones:

– Hoy la onda es estar ultra-conectados, papá!

¿Por qué?

– Porque es necesario estar híper-comunicada en las Redes Sociales!

Si?… pero? ¿para qué?

– Simple pá, para compartir todo lo que pretendamos, sin que nadie nos pida explicaciones!!

¿Para compartir o para interactuar?

? mmm? para interactuar permanentemente con otros y así expresarles lo que siento o lo que quiero!

¿Expresarles o enunciarles?

? te estás poniendo denso? no te entiendo pa!

Enunciar es más simple e informativo, expresar es algo más profundo y más vívido, tiene que ver con involucrar sentimientos que suponen un conocimiento del otro, con el que quiero tener un diálogo más íntimo.

? pará!! no da para tanto pa!! Esto es más simple!. Estoy? contesto una pregunta? tiro un tema? suficiente! y si me canso? clic y ya!!

Ajá!!?? otra pregunta: ¿Por qué cuando están juntas con tus amigas, todas están mandando mensajitos o hablando con otras?

? Porque a cada instante hay novedades pá? porque queremos saber en que andan los demás, porque a veces NO surgen temas entre nosotras? y es más fácil chatear con los otros? no sé? bueno pá? suficiente? tengo que hacer mil cosas. Sorry. Beso.

Lo que le pasa a los otros

Hoy no es necesario irse al otro lado del mundo para oír muchas de estas conversaciones, están presentes en nuestros propios trabajos o familias, incluso en los medios de transporte públicos, porque cuando hablamos en el trabajo o en casa, nos encerramos en oficinas o en los cuartos con gran recato, pero no tenemos ningún reparo en hablar de cosas súper privadas por celular en lugares públicos, como si los otros que te rodean, estuvieran desconectados o no existieran. Es suficiente mirar a 6 jóvenes sentados en un bar, o ver 7 amigas en una casa, o entrar en una reunión de 8 ejecutivos u observar a 9 alumnos de primaria salir del cole? para ver a todos mandando mensajitos o chateando o mirando la web o hablando por teléfono? pero con los otros! Los de afuera!

Bajo este panorama de situaciones, ¿no sería condición necesaria preguntarnos: por qué nos cuesta tanto, cuando estamos en familia, mantener una conversación exclusiva, NO con los otros, sino con nosotros???

Por qué no podemos hablar solo de nuestras cosas sin interrupciones? concentrándonos en lo que verdaderamente nos interesa o nos une con nuestros amigos?? Por qué, NO podemos estar atentos a lo que les pasa a los que están con nosotros??

Paradójicamente, pareciera condición suficiente para estar en equilibrio con el universo globalizado, haber logrado prestar suma atención a todo lo que les pasa a los otros!!!.

Disfrutar la incertidumbre

Algo está desequilibrado y pienso que sería muy necesario para el Marketing analizar el tema con mayor profundidad, máxime cuando verificamos que tampoco podemos relacionarnos con nosotros mismos, ni conectarnos con nuestra intimidad, con algo motivador, que potencie nuestra verdadera vocación, que nos impulse a fijar una meta y a gozar la incertidumbre mientras recorremos el camino, alegrándonos al mirar atrás lo andado y a disfrutar el futuro, con solo visualizar el rumbo que antes habíamos soñado.

En estas circunstancias, resulta necesario que los profesionales del Marketing, además de investigar, analizar el presente e innovar en productos que los consumidores desean, puedan crear productos que los consumidores NO nos están demandando, pero que podamos intuir que SÍ los están necesitando, y será ese, crear e innovar, el mayor desafío del marketing, y aun con el riesgo que implica invertir en desarrollar productos nuevos que luego pudieran no tener eco en el mercado, disfrutar la incertidumbre de estar buscando ?una verdad? si lo logramos, seremos alguien importante en la mente de un consumidor que antes de pensar sintió nuestro creación, y dijo, como reza el slogan, ?Me encanta?.

Navegando en Océanos Esmeralda

Bajo la visión de los Océanos Esmeralda del Marketing, es condición necesaria que nosotros intentemos contribuir a mejorar la calidad de vida de cada ser humano que esté a nuestro alcance, para lo cual no es condición suficiente solo estudiar interdisciplinariamente con todas las ciencias, aquello que las personas, especialmente los más jóvenes, verdaderamente necesitan, es condición necesaria poner por obra lo que se ha aprendido. Por esta condición, es momento de hacer! De embarcarnos y navegar!!! porque no es suficiente saber que 925 millones de personas en el mundo, no comen lo necesario para vivir saludables, esto significa, según El Programa Mundial de Alimentos, que 1 de cada 7 personas sufren de hambre o desnutrición. Tampoco es suficiente saber que la Organización Mundial de la Salud nos advierte que el sobrepeso y la obesidad afectan a 1.000 millones de adultos y que hay más de 42 millones de niños, menores de cinco años, con sobrepeso u obesidad. No es suficiente creer que esto les pasa a ?los Otros?. Para actuar, es necesario hacernos cargo, tomar conciencia, que esto nos está pasando a ?Nosotros?, a los que están cerca, a los de nuestro país, a los de nuestro barrio. No a los Otros, a Nosotros!!! y que si tal vez cada uno de los que nos excedemos le diéramos a uno de los que les falta ese alimento esencial, la balanza podría ser perfecta tanto para los otros como para nosotros.

Quién es mi prójimo?

La Madre Teresa de Calcuta decía -cuando le preguntaban si no era insignificante lo que ellos hacían en comparación al problema mundial- que sí, seguramente lo que ellos hacían, era una gota en un océano, pero que si no lo hicieran, a ese océano le faltaría su gota. Y pregonaba que era suficiente hacer algo por uno cercano que necesite. Que ?prójimo? era este necesitado, este ?Cristo? más próximo, que vive en nuestro pueblo, o región, donde estamos nosotros. Que si cada ser humano, se ocupara de al menos uno de los que están cerca, y no de los que están lejos, les darían amor más seguido y los alimentaría tanto como el pan de cada día, que a uno le puede sobrar y al otro faltar, compartir con él el pan, uno con uno, suficiente!. Así este mundo sería un buen lugar para todos nosotros.

Yo creo que si pudiéramos compensar, tanto cariño que pudieran darnos por algo de comida, y una mejor educación para lograr ambos bienes, el Marketing Sustentable de los Océanos Esmeralda habrá tenido, en su necesaria misión, su razón suficiente de existir. Entenderíamos claramente la diferencia entre un simple oír a los otros y un escuchar consciente a los que necesitan y pertenecen al mundo de nosotros.

Solo el que escucha comprende

En la película ?La Vida de los Otros? el capitán Gerd Wiesler, un espía de la STASI Alemana, que firmaba sus informes con las siglas HGW XX/7, usa la tecnología para oír y espiar todo lo que hacen los otros, y durante muchos años su vida no significaba nada, pero un día es elegido para la vigilancia del conocido dramaturgo Georg Dreyman y su novia la actriz Christa-Maria Sieland, solo después de varios días de oírlos, algo captura su alma y deja de oírlos y comienza a escucharlos, condición necesaria para involucrarnos afectivamente, y es en esa escucha del corazón del otro cuando dejan de ser los otros y pasan a ser nosotros, por eso Wiesler encuentra en ese momento su razón personal de existir! Porque logra comprender, de mano de sus perseguidos, el valor de la verdadera amistad, al escuchar la ?Sonata para un hombre bueno? que el director teatral, Albert Jerska compone para el cumpleaños de su amigo Georg Dreyman y así el agente escucha y se emocionarse al percibir el amor profundo de Dreyman y Christa, luego de lo cual se involucra profundamente, porque siente que son seres auténticos y amantes de una vida plena, que él nunca sintió y así necesariamente pasa a quererlos y defenderlos en secreto, como si fueran de su círculo íntimo. Su ayuda es premiada al final de la película, cuando años después de la caída del muro, Wiesler con una nueva vida y un trabajo pobre pero digno, pasea por la calle con su carrito de repartidor cuando descubre, en el escaparate de una tienda, una gran fotografía promocional de Dreyman junto a un libro titulado «Sonata para un hombre bueno». Movido por la curiosidad, entra en la librería y abre un ejemplar. La dedicatoria reza: «A HGW XX/7, en agradecimiento». Se lo da al librero para que le cobre y éste le pregunta si lo envuelve para regalo y Wiesler, en un doble juego de palabras, contesta escuetamente y con una sonrisa feliz: «Es para mí !!!»

Una profundidad conocida

No fue suficiente involucrarse y dar, fue necesario recibir esa dedicatoria para sentir que ahora estaba híper-comunicado con un nuevo, real y verdadero amigo, Dreyman. No es suficiente ver la película, será necesario entender el mensaje que nos da. Que si logramos usar toda la tecnología disponible y el conocimiento global para estar más cerca de los que nos necesitan, de nuestro prójimo, podríamos crear más bienes que ayuden a todos y nos permitan entender que NO podremos tener ?un millón de amigos? solo conectándonos con ?los otros?, sin permitirnos una conexión íntima y una reflexión intensa que involucre todo nuestro ser, que ayude a desarrollar una personalidad propia, segura y real. Con los Océanos Esmeralda del Marketing podremos entonces navegar hacia la profundidad de nuestra esencia para encontrar la razón de nuestra existencia porque a veces solo quiero compartir un momento especial con mis verdaderos amigos porque ?compartida la vida es más? sabiendo que la felicidad no es una posesión, es un estado del alma y es necesaria, por eso ?hay cosas que no tienen precio?. Finalmente habremos entendido que no es suficiente preocuparnos en oír ?La Vida de los Otros?, es necesario ocuparnos de ser conscientes, de estar híper-conectados con la felicidad que nos da sentir ?el sabor del encuentro? con aquellos que pertenecen a ?La Vida de Nosotros?.