Los Océanos Esmeralda del Marketing (Parte 2) - AAM - Asociación Argentina de Marketing

Los Océanos Esmeralda del Marketing (Parte 2)

La Pascua del Marketing (Parte 1)
19 abril, 2019
Los Océanos Esmeralda del Marketing Parte 1
Los Océanos Esmeralda del Marketing (Parte 1)
26 marzo, 2019
Los Océanos Esmeralda del Marketing (Parte 2)

En la primera parte, de esta serie, hemos debido leer y comprender que, para lograr una secuencia correcta tenemos que seguir tres claves fundamentales: Foco, Diferenciación y Un Mensaje Contundente, para sumergirnos en el interior del consumidor, investigando las profundidades de sus necesidades para saber cómo satisfacerlas.

Por Mariano Fernández Madero*

 

Bucear en uno mismo

En estos “Océanos Esmeralda” podremos comprender que no somos lo que vemos, somos lo que miramos con interés; que no somos lo que oímos, somos lo que escuchamos con atención, que no somos lo que tocamos, somos lo que sentimos al acariciar, que no somos lo que degustamos, somos lo que disfrutamos al paladear nuestro plato favorito; que no somos lo que olemos, somos lo que nos recuerda el perfume de una rosa blanca. Que delante –y no detrás- de un consumidor, hay un ser humano, que necesita ser entendido, para poder ser comprendido por algunos. Que necesita recibir para poder dar, y dar para poder compartir.

He leído que el más alto nivel de simpatía es la admiración, porque al admirar reconocemos que lo admirado se acerca a nuestro ideal; por eso el hombre sincero admira las obras ajenas en razón directa del goce que sentiría si fuese él mismo quien las hubiese creado.

“La simpatía comprende al amor

y la admiración es la causa

de esa comprensión,

así, sólo quien comprende abraza”

Ningún sentimiento revela mayor espíritu de justicia que la admiración y ninguno tiene más alto valor educativo en el amor. Porque la simpatía comprende al amor y la admiración es la causa de esa comprensión, por lo tanto,  sólo quien comprende abraza.

Leí sobre la importancia de amar las diferencias. Si las flores no se distinguieran por su aroma, su forma o su color, jamás nos detendríamos a admirar a una en particular.

Creo que para disfrutar nuestras diferencias, debemos navegar hacia el interior de nuestra esencia como personas, porque sólo si logramos simpatía con nuestra alma, lograremos empatía con el alma de los demás.

Leí que el que no ama su trabajo, aunque trabaje todo el día es un desocupado. Debemos amar nuestros trabajos tan intensamente como nuestros sueños, así sentiremos que estamos ocupados en algo grandioso, porque el hombre justo sueña, hace y ama a los virtuosos, a los que estudian y a los que trabajan y aumentan con su esfuerzo el bienestar de los demás.

 

En la parte 3 siguiente, reflexionaremos sobre qué es lo que realmente somos, como pensamos y por qué hacemos lo que hacemos, tomando en cuenta que prioridades tenemos como seres que construyen un universo.

 

*El Autor es Director Ejecutivo de la Asociación Argentina de Marketing, graduado en Administración de Empresas en la UADE . Anteriormente se desempeñó en áreas de Auditoría, Administración, Finanzas, Estrategias Comerciales y Análisis de Proyectos de inversión en empresas tales como: Industrias Reconquista, Grupo Roberts-HSBC, Productos OSA, Banco de Valores, Banco Finansur. Participa como jurado en el Premio Conciencia Aseguradora, Premio Clarín Creatividad y en Premios de Marketing de distintas Asociaciones. Es conferencista en temas de Marketing, Management y tutor de grandes empresas y PyMEs para el desarrollo de estrategias y presentaciones.