En este particular festejo de los 55 años de la AAM nos toca reflexionar sobre la importancia de ser sustentables en nuestra relación como consumidores y productores. 
Este contexto de gran sensibilidad nos pone a prueba tanto a los consumidores que somos, como a los productores de productos o servicios que nos toca gestionar.
Esta sorpresiva situación, impensada y de ocurrencia solo en las películas, nos ha exigido adaptarnos a nuevas formas de vida y de relacionamiento con el resto del mundo.
Surgen nuevas necesidades, emociones y formas de percibir el mundo, mundo que pese a todo sigue adelante, sigue funcionando y es ahí donde nosotros podemos aportar para nivelar todo lo nuevo y transformarlo en nuevos aprendizajes y excelentes oportunidades.
Escuchar, entender y acompañar las nuevas necesidades, como así también ofrecer los recursos y disponerlos de manera sencilla y accesible, son piedra fundamental para lograr la sustentabilidad entre el consumidor y las marcas, frente a un nuevo mundo.
Ser equilibrados a la hora de fijar un valor por la promesa y siendo justos y respetuosos por la percepción del otro, nos ayudará a mejorar, sostener y seguir construyendo valor en un mundo que necesita de deseos, ilusiones y nuevas experiencias.
 


COMPARTIR