Cuando pensamos en COVID, automáticamente nos trae aparejada una situación desoladora inevitable. En un rapto de emociones sin control se nos vienen a la cabeza rápidamente: preocupación, riesgo, cuarentena, curva, encierro, incertidumbre, desempleo, ansiedad … MUERTE.
Devastador, como muchos no sólo nunca pasamos, sino que ni meramente imaginamos. Pero es hoy y ahora, que estamos viviendo esta realidad, que mas allá de los cuidados que no lleva a tomar, nos muestra desde el plano laboral, la ceguera congénita que acarreábamos.

Sin dudas, 60 días después somos testigos (¿y porque no culpables?) de la falta de desarrollo e implementación de todas las herramientas digitales que teníamos ahí, a un click. Somos culpables, (sí, culpables), de las horas y situaciones de viajes, o de los costos de traslados, para tener reuniones que no duraban más tiempo del que nos llevó arribar. Tantas veces para ni siquiera cumplir la meta impuesta. Encuentros que pudieron ser un zoom. A decir verdad, situaciones que por arrastre no nos animábamos ni a sugerir de cambiar. 
De la misma manera que hubo que amoldarse a estas herramientas y realidad; ésta fue solo la punta del iceberg del nuevo mundo de cambios, que lejos de hundirnos, vamos a aprovechar para llegar a nuevo puerto. Ni mejor, ni peor: NUEVO.

Ahora para llegar leamos de nuevo el primer párrafo, con todas esas palabras que se nos vienen a la mente, con tendencia negativa, y transformémoslo en lectura positiva:  
preocupación, riesgo, cuarentena, curva, encierro, incertidumbre, desempleo, ansiedad … ?M?U?E?R?T?E?   OPORTUNIDAD


Es momento de demostrarte y demostrar porque todo caos trae consigo una. 
Puede resultar muy difícil ver mas allá de la neblina que causa un nuevo y desconocido escenario como éste, pero nuestros objetivos no se alejan. Simplemente costará más visualizarlos, ¿o será que quizás ya no debamos verlos como hasta ahora para disipar esa neblina?.
Es tiempo de romper el techo de cristal, de mostrar tu importancia, conocimientos y experiencias, en este nuevo mundo. Es momento de reinventarse y gestionar la crisis.

Esto también pasará; y cuando el capitulo llegue a su fin, pero el libro siga adelante, ahí vas a estar: más fuerte y profesional que nunca, listo para escribir esta nueva normalidad de la industria deportiva que ya nació con el COVID-19.
 


COMPARTIR