La Humanidad en Equilibrio entre Prosperidad y Riesgo

 

Es un debate permanente entre “Apocalípticos e Integrados” como decía Umberto Eco, si la humanidad está transitando un camino de mejora en condiciones y calidad de vida o, si por el contrario, nos dirigimos hacia el Armageddon y las guerras, la violencia, el hambre, y las enfermedades cada vez son más graves y por tanto, más angustiantes.

 

Las dos acusaciones más serias en estos días son sobre la amenaza a la sustentabilidad del planeta y la supuesta creciente desigualdad.

Este debate es universal. 

He participado en diversos talleres sobre este tema y me ha sorprendido que la mayoría de la gente tenga opiniones muy formadas con muy poca información. 

 

Más allá de la información científica hay una actitud concebida “a priori” entre las personas en general, que las lleva a ver el vaso medio lleno o el vaso medio vacío.

Ambas son absolutamente válidas y cada persona aporta a la comunidad desde su mirada y su sensibilidad. 

 

Es el objetivo de este corto mensaje compartir seis fuentes de información imprescindibles para entender por qué la Humanidad está en su mejor momento. 

En TODAS las métricas antropológicas, biológicas y sociales la mejora en la calidad de vida es asombrosa. 

Esta afirmación incomoda a mucha gente pues su mirada los focaliza en lo mucho que aún falta mejorar. 

Es muy enriquecedor hacer un alto y estudiar los DATOS duros de múltiples fuentes que demuestran que estamos en la época menos violenta, más segura y más igualitaria de la Historia. 

Aunque tenemos por delante urgentes desafíos.

En menos de 200 años la expectativa de vida aumentó 150%, la mortandad infantil disminuyó 90 %, el analfabetismo cayó 85% y la pobreza extrema se redujo en 93%

 

A quien tenga interés en obtener una mirada plena de información, datos, cuadros y explicaciones le recomiendo fervientemente los cuatro libros y los dos webs sites que se presentan a continuación.

 

Si Ud. tiene poco tiempo y quiere conocer más sobre esta epopeya, empiece con el libro “Grandes avances de la Humanidad” de Johan Norberg. Es el más corto y concreto y está editado en español.

Después de haber leído uno o dos libros con atención y visitado los web sites, su visión del tema de la Humanidad no será la misma, más allá de las deudas pendientes que la civilización aún tiene.

 

Libros recomendados:

 

  • Grandes avances de la humanidad - Johan Norberg

  • En defensa de la  Ilustración - Steven Pinker

  • FactFulness - Hans Rosling

  • Abundance - Peter H. Diamandis - Steve Kotler

Sitios recomendados:

En los múltiples debates y conversaciones sobre esta temática, he encontrado en muchas personas una “angustia existencial” propia de una mirada sensible y algo apocalíptica que lleva toda la energía de quien estudia este tema hacia las muy ciertas deudas sociales y amenazas, pero con tanta angustia, que no permite ver lo fantástico que ha ocurrido en los últimos 300 años.

 

Reivindico absolutamente el objetivo de una sociedad más humana y solidaria y un modo de vida más sustentable. 

¡Lo reivindico con toda mi energía y si esto parece una utopía, entonces viva la utopía!

 

Así como he querido compartir algunos libros que pueden ayudar a valorar el progreso de la Humanidad, quiero compartir algunas poesías que muestran con estilo y sutileza esa angustia existencial tan propia de la condición humana.

 

Hay infinitos ejemplos de textos apocalípticos que parecen escritos ayer, algunos que se remontan a varios siglos antes de Cristo.

 

A continuación, comparto fragmentos de tres poesías, de diversos autores y escritas en distintos momentos de la historia.

 

LO FATAL  - Rubén Darío - 1905

 

“Dichoso el árbol, que es apenas sensitivo,
y más la piedra dura porque esa ya no siente,
pues no hay dolor más grande que el dolor de ser vivo,
ni mayor pesadumbre que la vida consciente.

/// 

¡Y no saber adónde vamos,
ni de dónde venimos!...”


 

COPLAS A LA MUERTE DE SU PADRE - Jorge Manrique - 1476

 

Recuerde el alma dormida

avive el seso y despierte

contemplando

cómo se pasa la vida

cómo se viene la muerte,

tan callando;

cuán presto se va el placer,

cómo, después de acordado,

da dolor;

cómo, a nuestro parecer,

cualquiera tiempo pasado,

fue mejor


 

CAMBALACHE

 Que el mundo fue y será 
una porquería, ya lo sé.
En el quinientos seis
y en el dos mil, también;
Que siempre ha habido chorros,
Maquiavelos y estafaos,
contentos y amargaos,
barones y dublés.
Pero que el siglo veinte
es un despliegue 
de maldá insolente,
ya no hay quien lo niegue.
Vivimos revolcaos en un merengue
y en el mismo lodo
todos manoseaos.

//

¡Todo es igual!
¡Nada es mejor

//

 

Me llama la atención en la poesía de Rubén Darío, lo perfecto que describe esa angustia de sabernos en definitiva finitos.

 

De la primera copla de Jorge Manrique destaco cómo en 1476 ya dice “todo tiempo pasado fue mejor”. Manrique escribe viviendo en una Europa que está saliendo de la forma feudal y entrando en el Renacimiento y seguramente representando su visión y la de sus coetáneos sugiere que “todo tiempo pasado fue mejor”. Es decir el Medioevo, la Inquisición!

 

Y la maravilla de Cambalache! En 1935 Enrique Santos Discépolo vivía en una Buenos Aires seguramente injusta pero de alta movilidad social, en un país que estaba entre los diez más ricos del mundo y TODO lo que escribe parece extraído de un diario de hoy.


 

¿Cuál es el elemento en común en todos estos textos?

La condición humana, sus bajezas y grandezas y su temor por lo nuevo, lo desconocido, el futuro incierto y las injusticias, más allá de los datos concretos de cómo está esa sociedad en la que habitamos.

 

Mi opinión es que la Humanidad está en su mejor momento, pero enfrenta retos gigantescos y se hace patente la necesidad de un nuevo “contrato social”.

 

Es necesario un corazón exigente y demandante, y una cabeza fría y estudiosa que rescate lo bueno y aprenda.

 

El que no aprende y no entiende, por más buena voluntad que tenga, está condenado a repetir los errores del pasado.


COMPARTIR