Hoy me sumo a la celebración por los 55 años de la Asociación Argentina de Marketing, felicito a todos sus integrantes que con esfuerzo y dedicación trabajan con el propósito de formación y divulgación de la práctica, convirtiendo a la asociación en fuente de consulta y nexo entre los usuarios y los proveedores de servicios.

Todos los años, el Marketing Day lo celebramos juntos, siguiendo una palabra alrededor de la cual pensamos, compartimos experiencias, sumamos aprendizajes y amigos. Este año, de manera virtual los miembros de la asociación reflexionamos acerca del “Equilibrio”. 

En lo personal el termino me llevó a un pensamiento complejo, incierto y desordenado acorde con este momento de transición que vivimos. Así pase de pensar en el punto de equilibrio, ese punto donde el beneficio es cero y quizá tener beneficio cero sea la mejor noticia del año para muchas empresas, hasta esos hechos del pasado que dicen que el hombre siempre tuvo necesidades que satisfacer, que cuando esas necesidades las oriento hacia algo específico para satisfacerlas, estas se convirtieron en deseos y estos, con capacidad de pago dieron origen a las demandas. Decimos que el mundo está cambiando, pero la sociedad desde sus orígenes vive cambios profundos, así es como evoluciona, el cambio es su motor de crecimiento, y el cambio siempre es nuevo, profundo e incierto. Podemos acordar que el impacto de vivir en cuarentena no es igual para quien de un día para el otro aprendió sobre aplicaciones, archivos, trabajar sin papel y todo, sobre la misma mesa donde los hijos hacen la tarea, se comparte el wifi, los dispositivos y se mezclan mensajes de madres, maestras, jefes, clientes, algún ladrido y todo en un caos que con el correr de los días se va equilibrando, que para quién no tiene cubiertas las necesidades básicas de comida, techo y la posibilidad de un trabajo. En estas circunstancias, donde las desigualdades se acentúan, el delicado equilibrio con el que se sostiene la sociedad nos interpela a cuidar más que nunca a nuestro par. Porque para llegar juntos a un futuro deseado es necesario una visión holística y recordar que cuando la incertidumbre es elevada las estrategias deben ser flexibles, que los liderazgos son importantes pero que los resultados siempre se logran en equipo y hoy, el equipo somos todos, desde el lugar donde nos encontremos y en las circunstancias en las que nos haya sorprendido la cuarentena. Todos, tarde o temprano nos enfrentamos a los mismos cambios, la diferencia está dada por el aprovechamiento de nuestras estrategias, la habilidad de reducir debilidades y la capacidad de ser: motivadores, inspiradores, positivos, auténticos y reflexivos.

Mas que nunca desde el Marketing debemos mantener nuestro enfoque transdisciplinar y ser facilitadores, ser la vara de equilibrio, la que le permite al equilibrista transitar por distintos caminos sin caer.


COMPARTIR