#Equilibrio

Gracias al Equipo de la AAM por invitarme a celebrar los 55 años de la Organización con alguna reflexión sobre el Equilibrio.

Así como, desde el Desarrollo Sostenible, buscamos reducir nuestro impacto ambiental y multiplicar el impacto positivo social, económico y cultural, podemos pensar en el Equilibrio vinculado a estos territorios.

Un ejemplo falaz de equilibrio ambiental puede tratarse sobre el volumen de residuo en el océano y el de peces. Este año 2020, mismo en el que la AAM sopla 55 velitas, podemos decir que ya existe la misma cantidad de plástico que de peces y que la tendencia muestra que, la que lleva las de ganar, es la del residuo sobre la vida acuática. Pero hoy la balanza estaría equilibrada. Este planteo es descabellado, ya que no deberíamos contar con medio gramo de plástico en las aguas de nuestro único planeta. El modelo natural, claro está, debería ser: peces 1 - residuo 0, no una paridad.

Los análisis en pescados que comemos ya muestran que contienen micro-plásticos. Es que el plástico no se degrada como una cáscara de manzana sino que se rompe en partes más pequeñas que luego son ingeridas por la vida marina. Entonces, estamos también los humanos ingiriendo plásticos sin conocer los resultados en nuestra salud. Existen estrategias de marketing para generar consumo de pescado que también viene envasado en plástico!

Otro equilibrio que se rompe es el de la temperatura en la Tierra. Nuestras emisiones de gases de efecto invernadero nos llevan al aumento de las marcas térmicas y sus consecuencias: el cambio climático. Inundaciones, sequías, desertificación, aumento del nivel del mar, derretimiento de los hielos, huracanes, migraciones masivas, refugiados ambientales. Consecuencias de la ruptura con ese equilibrio entre cantidad de CO2 que el planeta puede capturar y el que se acumula en la atmósfera.

Hablemos del equilibrio social y económico también: menos del 20% de los habitantes del planeta tienen el 80% de los recursos. Queda un 20% para esa gran mayoría de los más de 7 mil millones de personas que vivimos en el mundo. Y la tensión que existe: si el 80% consumiera como el 20% con más oportunidades no alcanzarían los recursos del planeta. Para cuando celebramos los 55 años de la AAM ya nos hemos terminado los intereses que puede proporcionar la Tierra en cuanto a recursos y nos empezamos a comer el capital.

La esperanza está puesta en el despertar del equilibrio cultural, el de los hábitos de cuidado del otro, de nosotros mismos, del planeta. Y en este balance tienen un rol clave los equipos de marketing, las agencias, las marcas y, por supuesto, la Asociación Argentina de Marketing. Con causa, con propósito, responsable, verde, azul, de cooperación. Empezamos a ver estilos de marketing que empujan la balanza hacia la conciencia de los límites planetarios. Celebro, con cada caso de esta búsqueda de equilibrio ambiental, económico, social la larga vida de la AAM que tiene tanto para aportarnos en colocar en el centro la cultura de la Sustentabilidad.

Un fuerte abrazo y lo mejor para los amigos de la AAM!

Tarcisio Mülek

www.damasco.co


COMPARTIR